Y el Sol se detuvo y la Luna se detuvo

El 3 de Tamuz de 2489 (1272 AEC) durante la batalla de Givón en el valle de Ayalón, Josué ordenó que el sol se detuviera y no se pusiera hasta que se ganara la batalla contra los reyes del sur.

A continuación les traduzco una interesante discusión que se encuentra en el Talmud, en torno a la mención del libro de Yashar (Jaser) en el relato sobre la victoria de los hijos de Israel sobre los amorreos.

Talmud Babli, Séder Nexikin, Maséjet Avodá Zará 25a:

La Guemará cita una serie de exposiciones con respecto a lo que se llama el libro de Yashar. El verso dice: “Y el Sol se detuvo, y la Luna se quedó, hasta que la nación se vengó de sus enemigos. ¿No está esto escrito en el libro de Yashar?” (Josué 10:13). La Guemará pregunta: ¿Qué es el libro de Yashar? El rabino Hiyya bar Abba dice que el rabino Yohanan dice: Este es el Génesis, que es el libro de Abraham, Isaac y Jacob, que fueron llamados justos [yesharim], como se dice: “Déjame morir la muerte de los justos [yesharim]” (Números 23:10).

La Guemará pregunta: ¿Y a qué se alude en el Génesis para que el Sol se detenga para Josué? El versículo dice en referencia a Efraín, que fue el antepasado de Josué: “Y su descendencia se convertirá en una multitud de naciones” (Génesis 48:19). La Guemará pregunta: ¿Cuándo se convertirá en una multitud de naciones? Se convirtió en una multitud de naciones en el momento en que el Sol se puso en su lugar para Josué, como está escrito: “Y el Sol se quedó en medio del cielo, y no se apresuró a ponerse durante todo el día” (Josué 10:13).

La Guemará pregunta: ¿Y cuánto tiempo pasó antes de que el Sol se pusiera finalmente? El rabino Yehoshua ben Levi dijo que tomó veinticuatro horas: Viajó a través del cielo durante seis horas y se detuvo durante seis horas, y de nuevo viajó seis horas y se detuvo durante seis horas, de modo que todo el asunto duró la duración de un día entero.

El rabino Elazar dijo que duró treinta y seis horas: El Sol viajó durante seis horas y se detuvo durante doce horas, y de nuevo viajó seis horas y se detuvo durante doce horas, de modo que el tiempo acumulado de su suspensión fue el de un día entero. El rabino Shmuel bar Najmani dijo: Cuarenta y ocho horas pasaron antes de que se pusiera. Viajó seis horas y se detuvo durante doce horas, y luego viajó seis horas y se detuvo durante veinticuatro horas, como se afirma: “Y el Sol se quedó en medio del cielo”, y luego: “Y se apresuró a no bajar durante todo un día”. Por inferencia, se puede entender que inicialmente no se suspendió durante un día entero. Más bien, al principio estuvo quieto durante doce horas, y luego estuvo suspendido por un día entero.

Hay quienes dicen que estos sabios no están en desacuerdo sobre el tiempo transcurrido antes de la puesta del sol. Más bien, están en desacuerdo con respecto al tiempo adicional en el que se prolongó el día. Rabí Iehoshua ben Levi dijo: Veinticuatro horas se añadieron a ese día, porque el Sol viajó seis horas y se detuvo doce horas, y de nuevo viajó seis horas y se detuvo otras doce horas, lo que significaba que su tiempo detenido duró un día entero. El rabino Elazar dijo que se añadieron treinta y seis horas: Viajó seis horas y se detuvo doce horas, y luego viajó seis horas y se detuvo veinticuatro horas más. Es con respecto a la segunda suspensión que el versículo dice: “Y se apresuró a no bajar durante todo un día”.

El Rabino Shmuel bar Najmani dijo: El tiempo que el Sol estuvo en su lugar fue de cuarenta y ocho horas en total. El Sol viajó seis horas y permaneció veinticuatro horas, y luego viajó otras seis horas y permaneció otras veinticuatro horas. Su razonamiento es que el verso yuxtapone la suspensión del Sol a su movimiento: Así como el Sol está en movimiento durante un día entero, también su suspensión fue durante un día entero.

Se enseña: Así como el Sol se detuvo para Josué, también el Sol se detuvo para Moisés y para Nakdimon ben Guryon. Se sabe que se detuvo para Josué por un verso, y se sabe que se detuvo para Nakdimon ben Guryon por tradición. ¿De dónde derivamos que se detuvo para Moisés también? La Guemará responde: Se deriva por medio de una analogía verbal entre los términos “Comenzaré” y “Comenzaré”. La Guemará elabora: Está escrito aquí, con respecto a Moisés: “Comenzaré a dar a los pueblos el temor de ustedes y miedo ustedes” (Deuteronomio 2:25), y está escrito allí, con respecto a Josué: “Comenzaré a engrandecerte” (Josué 3:7).

Y el rabino Yohanan dice: Se deriva de una analogía verbal entre las palabras “dar” y “dar”. Está escrito aquí, con respecto a Moisés: “comenzaré a dar miedo de ustedes”, y está escrito allí, con respecto a Josué: “En el día en que el Eterno dio a los amorreos ante los hijos de Israel” (Josué 10:12).

El Rabino Shmuel bar Najmani dijo que no hay necesidad de una analogía verbal, ya que esta idea se puede aprender del propio verso: “Hoy comenzaré a dar el temor de ustedes y el miedo de ustedes a los pueblos que están debajo de todo el cielo, los cuales, al oír noticia sobre ustedes, temblarán y se angustiarán por causa de ustedes” (Deuteronomio 2:25). ¿Cuándo se cumplió la profecía de que todas las naciones “temblarán y se angustiarán por causa de ustedes”? Fue en el momento en que el Sol se detuvo para Moisés.

La Guemará presenta una objeción: Después de que el Sol se detuvo, el verso dice: “Y no hubo un día como ese ni antes ni después de él” (Josué 10:14). Si no hubo un día comparable a él, ¿cómo se puede afirmar que el Sol también se detuvo para Moisés? La Guemará responde: Si lo desea, diga que el número de horas que el Sol se detuvo para Moisés no fueron tantas como en el caso de Josué. Y si lo desea, diga en su lugar: Cuando el Sol se detuvo para Moisés no hubo granizo, mientras que en el caso de Josué hubo granizo, como está escrito: “Y sucedió que mientras huían de los hijos de Israel, mientras estaban en la bajada de Bet Horon, el Eterno arrojó grandes piedras del cielo sobre ellos en Azeka y murieron” (Josué 10:11).

La Guemará cita otra exposición con respecto al libro de Yashar. Está escrito: “Y dijo: Para enseñar a los hijos de Judá el arco. He aquí que está escrito en el libro de Yashar” (II Samuel 1:18). La Guemará vuelve a preguntar: ¿Qué es el libro de Yashar? El rabino Hiyya bar Abba dice que el rabino Yohanan dice: Este es el libro de Abraham, Isaac y Jacob, que fueron llamados justos [yesharim], como está escrito con respecto a ellos: “Muera yo la muerte de los justos [yesharim] y que mi fin sea como el suyo” (Números 23:10).

La Guemará analiza más a fondo el verso de Samuel: ¿Y dónde se alude en el Génesis a que se debe enseñar a Judá a usar el arco? El versículo dice: “Judá, tus hermanos te alabarán; tu mano estará en la nuca de tus enemigos” (Génesis 49:8). La Guemará explica: ¿Cuál es la forma de guerra que requiere que la mano se sostenga frente a la nuca? Debe decir que se refiere al uso de un arco. Este es el referente del verso en Samuel.

El Gemara cita una interpretación diferente: El rabino Elazar dice que el libro de Yashar es el libro del Deuteronomio. ¿Y por qué lo llamaron el libro de Yashar? Como está escrito: “Y harás lo que es correcto [yashar] y bueno ante los ojos del Eterno” (Deuteronomio 6:18). ¿Y a qué se alude en Deuteronomio para enseñar a Judá a usar el arco? El versículo dice: “Y esto para Judá, y dijo: Escucha, Eterno, la voz de Judá, y tráelo a su pueblo; sus manos contenderán por él” (Deuteronomio 33:7). ¿Cuál es la forma de guerra que requiere el uso de dos manos? Debes decir que esto se refiere al uso de un arco. Este es el referente del versículo de Samuel.

La Guemará proporciona otra explicación: El Rabino Shmuel bar Najmani dice que el libro de Yashar es el libro de los jueces. ¿Y por qué lo llaman el libro de Yashar? Como está escrito: “En aquellos días no había rey en Israel; cada hombre hacía lo que era correcto [Yasar] a sus propios ojos” (Jueces 17:6). ¿Y dónde se alude en los jueces a que hay que enseñar a Judá a usar el arco? El versículo dice: “Sólo para que las generaciones de los hijos de Israel sepan, para enseñarles la guerra” (Jueces 3:2). ¿Cuál es la forma de guerra que requiere ser enseñada? Debes decir que se refiere al uso del arco. Este es el referente del versículo de Samuel.

La Guemará pregunta: ¿Y de dónde derivamos que Jueces 3:2 está escrito en referencia a Judá? Lo derivamos como está escrito: “Los hijos de Israel preguntaron al Eterno, diciendo: ¿Quién subirá primero por nosotros contra los cananeos, para luchar contra ellos? Y el Eterno dijo: Judá subirá” (Jueces 1:1-2).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *