Februaristaking: Resistencia contra los nazis en Ámsterdam

Februaristaking: La resistencia contra los nazis en Ámsterdam

12 de Shvat del 5701/ de 9 de febrero de 1941- comenzó en Ámsterdam la primera manifestación masiva contra el trato de los Nazis contra los judíos.

La llamada “Februaristaking” (Huelga de febrero) comenzó en Ámsterdam el 25 de febrero de 1941. Fue la primera y única protesta masiva en la Europa ocupada contra la política de represión contra los judíos. Ese día, 300.000 holandeses dejaron de trabajar como acto de protesta por los acontecimientos del 22 y 23 de febrero de 1941, cuando los alemanes detuvieron a 425 judíos de Ámsterdam y Rotterdam. Todos ellos acabaron en los campos de concentración de Buchenwald y Mauthausen. De esos judíos, sólo dos sobrevivieron a la guerra.

La huelga comenzó el martes 25 de febrero de 1941 con el paro de los tranvías en Ámsterdam. Poco después, los trabajadores portuarios se unieron a la protesta. Las oficinas, las tiendas y los cafés cerraron. La decisión de organizar la protesta se había tomado el día anterior, durante la primera concentración pública en la plaza Noordermarkt del barrio de Jordaan. El Partido Comunista de los Países Bajos (Communistische Partij Nederland), activo en la clandestinidad, llamó a todo el país a la huelga. Publican un panfleto titulado “Staakt!!! Staakt!!! Staakt!!!”, en el que se pedía “solidaridad con la parte judía de la comunidad”.

Al día siguiente comenzaron las protestas en otras ciudades: Zaanstreek, Kennemerland, Hilversum, Utrecht y Weesp.

El 27 de febrero, los alemanes, tomados por sorpresa, tomaron medidas brutales para reprimir la huelga. Nueve personas murieron, veinticuatro resultaron heridas y muchas fueron detenidas. Pocos días después Leendert Schijveschuurder, de veintitrés años, fue detenido. Había distribuido carteles convocando la siguiente huelga prevista para el 6 de marzo de 1941. Junto con otros tres miembros del partido y quince miembros de la organización Geuzen, fue ejecutado en las dunas de arena de la playa de Waalsdorpervlakte, que se convirtió en un lugar habitual de ejecución de miembros del movimiento de resistencia holandés.

Poco después, los alemanes obligaron a dimitir al alcalde de Ámsterdam, Willem de Vlugt. Fue sustituido por el político proalemán Edward Voûte. El presupuesto de la ciudad se vio gravado con una multa de 15 millones de florines. La consecuencia más importante de la huelga fue el establecimiento de un gueto en el barrio judío (Jodenbuurt) de Ámsterdam. En aquella época, vivían en Holanda unos 140.000 judíos, de los cuales 80.000 vivían en la ciudad del país.

Etiquetado:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *