La masacre de Kovno: 1000 judíos asesinados

La masacre de Kovno: 1000 judíos asesinados

El 24 de junio de 1941 (29 de Siván del 5701) Alemania ocupó Kovno. Partisanos lituanos mataron a 1,000 judíos, y 10,000 judíos fueron arrestados y enviados al Séptimo Fuerte.

Antecedentes

Entre 1920 y 1939, Kovno (Kaunas), situada en el centro de Lituania, fue la capital y la ciudad más grande del país. Tenía una población judía de 35.000 a 40.000 habitantes, alrededor de un cuarto de la población total de la ciudad. Los judíos se concentraban en los sectores comercial, artesanal y profesional de la ciudad.

Kovno era también un centro de aprendizaje judío. La yeshivá de Slobodka, un barrio empobrecido de la ciudad, era una de las instituciones de enseñanza superior judía más prestigiosas de Europa. Kovno tenía una rica y variada cultura judía. La ciudad tenía casi 100 organizaciones judías, 40 sinagogas, muchas escuelas de Yiddish, 4 escuelas secundarias hebreas, un hospital judío y decenas de negocios de propiedad judía. También era un importante centro sionista.

Ocupación Soviética

La vida judía de Kovno se vio interrumpida cuando la Unión Soviética ocupó Lituania en junio de 1940. La ocupación fue acompañada por arrestos, confiscaciones y la eliminación de todas las instituciones libres. Las organizaciones comunales judías desaparecieron casi de la noche a la mañana. Las autoridades soviéticas confiscaron las propiedades de muchos judíos. Mientras tanto, el Frente Activista Lituano, fundado por emigrantes nacionalistas lituanos en Berlín, difundió clandestinamente literatura antisemita en Lituania. Entre otros temas, la literatura culpaba a los judíos de la ocupación soviética. Cientos de judíos fueron exiliados a Siberia.

Después de la invasión alemana de la Unión Soviética

Tras la invasión alemana de la Unión Soviética el 22 de junio de 1941, las fuerzas soviéticas huyeron de Kovno. Inmediatamente antes y después de la ocupación alemana de la ciudad el 24 de junio, las turbas lituanas anticomunistas y pro-alemanas comenzaron a atacar a los judíos (a quienes culparon injustamente de la represión soviética), especialmente a lo largo de las calles Jurbarko y Krisciukaicio. Asesinaron a cientos de judíos y llevaron a docenas más al Garaje Lietukis, en el centro de la ciudad, y los mataron allí.

A principios de julio de 1941, los destacamentos de los Einsatzgruppe alemanes y sus auxiliares lituanos empezaron a masacrar sistemáticamente a los judíos en varios de los fuertes alrededor de Kovno. Estos fuertes habían sido construidos por los zares rusos en el siglo XIX para la defensa de la ciudad. Los destacamentos de los Einsatzgruppe y los auxiliares lituanos fusilaron a miles de hombres, mujeres y niños judíos, principalmente en el Noveno Fuerte, pero también en los Fuertes Cuarto y Séptimo. A los seis meses de la ocupación alemana de la ciudad, los alemanes y sus colaboradores lituanos habían asesinado a la mitad de los judíos de Kovno.

Encierro en guetos

Los nazis establecieron una administración civil bajo el General Mayor de las SA Hans Kramer. Entre julio y el 15 de agosto de 1941, los alemanes concentraron a los judíos restantes, unas 29.000 personas, en un gueto establecido en Slobodka. Era una zona de pequeñas casas primitivas y sin agua corriente. El gueto tenía dos partes, llamadas gueto “pequeño” y “grande”, separadas por la calle Paneriu. Cada gueto estaba cerrado por una alambrada de púas y estrechamente vigilado. Ambos estaban superpoblados, con cada persona asignada menos de diez pies cuadrados de espacio vital. Los alemanes reducían continuamente el tamaño del gueto, obligando a los judíos a reubicarse varias veces. Los alemanes destruyeron el pequeño gueto el 4 de octubre de 1941 y mataron a casi todos sus habitantes en el Noveno Fuerte. Más tarde ese mismo mes, el 29 de octubre de 1941, los alemanes organizaron lo que se conoció como la “Gran Acción”. En un solo día, dispararon a 9.200 judíos en el Noveno Fuerte.

El gueto de Kovno proporcionaba trabajos forzados al ejército alemán. Los judíos fueron empleados principalmente como trabajadores forzados en varios sitios fuera del gueto, especialmente en la construcción de una base aérea militar en Aleksotas. El consejo judío (Aeltestenrat; Consejo de Ancianos), dirigido por el Dr. Elchanan Elkes, también creó talleres dentro del gueto para aquellas mujeres, niños y ancianos que no podían participar en las brigadas de trabajo. Con el tiempo, estos talleres emplearon a casi 6.500 personas. El consejo esperaba que los alemanes no mataran a los judíos que producían para el ejército.

En el otoño de 1943, las SS tomaron el control del gueto y lo convirtieron en el campo de concentración de Kauen. El papel del consejo judío se redujo drásticamente. Los nazis dispersaron a más de 3.500 judíos a subcampos donde una estricta disciplina gobernaba todos los aspectos de la vida cotidiana. El 26 de octubre de 1943, las SS deportaron a más de 2.700 personas del campo principal. Las SS enviaron a aquellos que consideraron aptos para trabajar a campos de trabajo en Estonia y deportaron a niños y ancianos a Auschwitz. Pocos sobrevivieron.

Documentación y resistencia

A lo largo de los años de penuria y horror, la comunidad judía de Kovno documentó su historia en archivos secretos, diarios, dibujos y fotografías. Muchos de estos artefactos yacían enterrados en el suelo cuando el gueto fue destruido. Descubiertos después de la guerra, estos pocos restos escritos de una comunidad otrora próspera proporcionan pruebas de desafío, opresión, resistencia y muerte para la comunidad judía. George Kadish (Hirsh Kadushin), por ejemplo, fotografió en secreto las pruebas de la vida cotidiana dentro del gueto con una cámara oculta a través del ojal de su abrigo.

El gueto de Kovno tenía varios grupos de la resistencia judía. La resistencia adquirió armas, desarrolló áreas de entrenamiento secretas en el gueto y estableció contacto con los partisanos soviéticos en los bosques alrededor de Kovno. En 1943, se estableció la Organización General Judía de Combate (Yiddish Algemeyne Kamfs Organizatsye), que unió a los principales grupos de la resistencia en el gueto. Bajo la dirección de esta organización, unos 300 combatientes del gueto escaparon del gueto de Kovno para unirse a los grupos partisanos. Alrededor de 70 murieron en acción. El consejo judío de Kovno apoyó activamente la resistencia del gueto. Además, varios policías judíos del gueto participaron en las actividades de la resistencia. Los alemanes ejecutaron a 34 miembros de la policía judía por dichas actividades.

“Evacuación” y liberación

El 8 de julio de 1944, los alemanes evacuaron el campo y deportaron a la mayoría de los judíos restantes al campo de concentración de Dachau en Alemania o al campo de Stutthof cerca de Danzig en la costa del Báltico. Tres semanas antes de que el ejército soviético llegara a Kovno, los alemanes arrasaron el gheto con granadas y dinamita. Hasta 2.000 personas fueron quemadas o fusiladas mientras intentaban escapar.

El ejército soviético liberó Kovno el 1 de agosto de 1944. De los pocos judíos sobrevivientes en Kovno, 500 habían sobrevivido en bosques o búnkeres; los alemanes evacuaron a otros 2.500 a campos de concentración en Alemania.


Este artículo es una traducción de la documentación de la Enciclopedia del Holocausto

Etiquetado: / /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *