Los judíos de Jerusalem fueron asesinados en la Primera Cruzada

Cuando los cruzados bajo Godofredo de Bouillon capturaron Jerusalem durante la Primera Cruzada, muchos judíos de la ciudad fueron llevados en masa a una sinagoga. Los cruzados la incendiaron, quemando vivos a todos los hombres, mujeres y niños judíos. Entre 20.000 y 30.000 judíos de Jerusalem fueron masacrados o vendidos como esclavos. Durante los siguientes 88 años de control cruzado de Jerusalem, los judíos fueron excluidos de la ciudad.

La Cruzada fue predicada por el Papa Urbano II en Clermont-Ferrand (posteriormente llamado Har Afel, “el monte de las tinieblas”, por los cronistas judíos de las Cruzadas) el 27 de noviembre de 1095, al cierre de un concilio que se había reunido allí. Los que obedecían al llamado ponían cruces en sus ropas exteriores, de ahí el nombre de croisés, crociati o cruzados. Los judíos los llamaban to’im (“vagos”).

Al principio, nada en la proclamación de Urbano II parecía amenazar a los judíos, pero parece que los judíos de Francia sentían el peligro, ya que enviaron emisarios a las comunidades del Rin para advertirles de la posible amenaza. El primer grupo de cruzados se reunió en Francia en su camino a Alemania. Puede que ya hayan atacado algunas comunidades judías en su camino, posiblemente en Rouen, y más ciertamente en Lorraine.

Ya estaba claro que los cruzados, o al menos algunos de ellos, se reunían en el valle del Rin para seguir la ruta tradicional hacia el Oriente a lo largo de los ríos Rin y Danubio. La comunidad de Maguncia estaba más preocupada por las comunidades francesas y pensaba que los de Renania no tenían motivos de preocupación por su cuenta. Sin embargo, su sensación de seguridad pronto se vería brutalmente sacudida poco después de la primera reunión de los cruzados y antes de que las comunidades judías de Alemania pudieran tomar todas las precauciones que estuvieran a su alcance.

La visión de las ricas comunidades renanas sirvió de incentivo a los cruzados, que decidieron castigar a “los asesinos de Cristo” por dondequiera que pasaran, antes de su encuentro con sus enemigos oficiales, los musulmanes. Pronto se rumoreó que el propio Godofredo de Bouillon había prometido que no saldría para la Cruzada “hasta que no hubiera vengado la crucifixión derramando la sangre de los judíos”, declarando que no podía tolerar que ni siquiera un hombre que se llamara a sí mismo judío siguiera viviendo.

Las primeras bandas de cruzados llegaron a las afueras de Colonia el 12 de abril de 1096. Durante un mes dejaron a los judíos en paz, quizás porque los judíos de Francia le habían dado a Pedro el Ermitaño una carta pidiendo a las comunidades judías por las que pasaba en su viaje que le suministraran a él y a sus seguidores toda la comida que necesitaran, a cambio de que Pedro se comprometiera a usar su influencia a su favor. Sin embargo, la creciente multitud de cruzados, que superó todas las expectativas, y el frenesí religioso que precedió a la salida del ejército indujo rápidamente un cambio de humor que hizo ineficaz la influencia de Pedro el Ermitaño.

Conscientes del peligro inherente a la situación, los dirigentes de la comunidad de Maguncia enviaron rápidamente una delegación al emperador Enrique IV, que escribió inmediatamente a los príncipes, obispos y condes del imperio para prohibirles hacer daño a los judíos. El propio Godofredo respondió que nunca había tenido tal intención. Para su mayor seguridad, las comunidades de Colonia y Maguncia le obsequiaron cada una con 500 piezas de plata, y él prometió dejarlas en paz, lo que hizo.

Mientras tanto, la Cruzada se había convertido en una pesada máquina compuesta de varios elementos: la gran nobleza, los nobles menores como el Conde Emicho de Leiningen, y el pueblo. Fue el último elemento que se mostró particularmente receptivo a los lemas antijudíos que se extendían rápidamente entre sus filas y era menos propenso a la disciplina. Aunque los obispos y los nobles prominentes se oponían en general a tales ideas, no deseaban ver a los cristianos luchar contra los cristianos por los judíos. A menudo su asistencia a los judíos atacados era, como mucho, pasiva.

Fue en la región donde se reunieron los cruzados donde estalló la violencia, en las semanas entre Pésaj y Shavuot. Los disturbios continuaron hasta Tamuz (junio-julio). El día 8 de Iyyar (3 de mayo de 1096), los cruzados rodearon la sinagoga de Pascua y Shavuot. Los disturbios continuaron hasta Tamuz (junio-julio). El día 8 de Iyar (3 de mayo de 1096), los cruzados rodearon la sinagoga de Espira; al no poder entrar en ella, atacaron a todos los judíos que encontraron fuera de la sinagoga, matando a once de ellos. Una de las víctimas, una mujer, prefiriendo la muerte a la conversión, la única opción que dejaron abierta los cruzados, inauguró la tradición del martirio libremente aceptado. El Kiddush haShem, martirio para la gloria de Dios, se convirtió así en la respuesta ejemplar de los judíos amenazados en su vida y su fe por los cruzados. El 23 de Iyyar (18 de mayo de 1096) Worms sufrió un destino similar. Los cruzados primero masacraron a los judíos que habían permanecido en sus casas, luego, ocho días después, a los que habían buscado un refugio ilusorio en el castillo del obispo. Las víctimas fueron unas 800; sólo unos pocos aceptaron la conversión y sobrevivieron, la gran mayoría eligiendo ser asesinados o suicidarse en lugar de la apostasía. Al enterarse de la masacre, los judíos de Maguncia pidieron la protección del obispo, pagándole 400 piezas de plata para este fin. Cuando los cruzados, liderados por Emicho, llegaron a las afueras de la ciudad el día 3 de Sivan (27 de mayo de 1096), los burgueses se apresuraron a abrir las puertas. Los judíos se alzaron en armas bajo el liderazgo de Kalonymus b. Meshullam.

Debilitados por el ayuno, ya que esperaban evitar el desastre mediante una piedad ejemplar, los judíos tuvieron que retirarse al castillo del obispo; sin embargo, éste no pudo hacer nada por ellos, ya que él mismo tuvo que huir ante el asalto combinado de cruzados y burgueses. Después de una breve lucha, se produjo una masacre total. Más de mil judíos encontraron la muerte, ya sea a manos del enemigo o las suyas propias. Los que lograron escapar fueron alcanzados; casi nadie sobrevivió. Un desastre comparable ocurrió en Colonia, donde la comunidad fue atacada el día 6 de Sivan (30 de mayo de 1096). El obispo dispersó a los judíos de la ciudad para esconderlos en las localidades cercanas: en Neuss, Wevelinghofen, Eller, Xanten, Mehr, Kerpen, Geldern y Ellen. Los cruzados los localizaron y se produjo un baño de sangre. Por piedad, los judíos tuvieron que retirarse al castillo del obispo; sin embargo, éste no pudo hacer nada por ellos, ya que él mismo tuvo que huir antes del asalto combinado de los cruzados y los burgueses. Después de una breve lucha, se produjo una masacre total.

En Tréveris el obispo no pudo proteger a sus judíos, ya que él mismo tuvo que esconderse, y por consiguiente les aconsejó que se hicieran cristianos. La gran mayoría se negó, prefiriendo el suicidio. En Ratisbona, todos los judíos fueron arrastrados al Danubio donde fueron arrojados al agua y obligados a aceptar el bautismo. En Metz, Praga y en toda Bohemia, una masacre siguió a otra. Éstas llegaron a su fin cuando los cruzados de Emicho fueron decididamente detenidos y aplastados por los húngaros, quienes, indignados por sus excesos cuando atravesaron el país, se levantaron contra ellos. Viendo en esto la mano de Dios, los judíos se pusieron rápidamente a reconstruir sus comunidades arruinadas. Hubo más de 5.000 víctimas.

Los judíos que habían sido bautizados bajo coacción generalmente seguían practicando el judaísmo en secreto. Ya en 1097, el emperador Enrique IV les permitió abiertamente volver a su fe, una acción que fue condenada enérgicamente por el antipapa Clemente III. Enrique también ordenó en mayo de 1098 una investigación sobre la manera de disponer de la propiedad de los judíos masacrados en Maguncia, provocando así el disgusto del obispo local. Hacia 1100, los judíos volvieron a Maguncia, pero su posición aún no estaba del todo asegurada, y los judíos de la ciudad alta apenas podían comunicarse con los de la baja. En 1103, Enrique IV y los señores imperiales proclamaron finalmente una tregua que, entre otras cosas, garantizaba la paz de los judíos.

Mientras tanto, los cruzados habían llegado a Jerusalem (7 de junio de 1099), y el asedio había comenzado. La ciudad fue capturada el 15 de julio, con Godofredo entrando por el barrio judío, donde los habitantes se defendieron junto a sus vecinos musulmanes, buscando finalmente refugio en las sinagogas, que fueron incendiadas por los atacantes. Se produjo una terrible masacre; los supervivientes fueron vendidos como esclavos, algunos de los cuales fueron posteriormente redimidos por las comunidades judías de Italia. La comunidad judía de Jerusalem llegó a su fin y no se reconstituyó durante muchos años, pero los centros judíos de Galilea salieron indemnes. Sin embargo, la gran comunidad de Ramleh se dispersó, al igual que la de Yafo, por lo que en general la comunidad judía en Tierra Santa se vio muy disminuida.


Información de Jewish Library

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like

Y el Sol se detuvo y la Luna se detuvo

El 3 de Tamuz de 2489 (1272 AEC) durante la batalla de…

Los judíos de Erfurt en 1221 fueron masacrados por sus vecinos cristianos

En junio de 1221 (25 de Siván del 4981) los pobladores judíos…

La Primera Cruzada: Masacre de los judíos de Werlinghofen

El 2 de Tamuz del 4856 (1 de julio de 1096) Soldados…

Expulsión de los judíos de Génova en 1567

El 8 de Tamuz del 5327 (1567 DEC) Habiéndose convertido en un…

Ataque al funeral del rabino Yaakov Joseph en Nueva York – 1902

El 25 de Tamuz de 5662 (30 de julio de 1902) Los…

Geviha ben Pesisa representa a los judíos ante Alejandro “Magno”

Un 25 de Siván, en la época de Alexánder Mukdón /Alejandro “Magno”…