Franklin Roosevelt rechazó a más de 900 refugiados judíos que huían de los nazis

Franklin Roosevelt rechazó a más de 900 refugiados judíos que huían de los nazis

El 17 de Siván del año 5669 (4 de junio de 1939), el presidente de Estados Unidos Franklin Roosevelt rechazó a más de 900 refugiados judíos que huían de la persecución en Europa a bordo del trasatlántico MS St. Louis.

En mayo de 1939 el capitán Gustav Schröder zarpó del puerto de Hamburgo con 930 judíos a bordo del St. Louis, con la esperanza de dejar atrás la persecución por parte de los nazis, y hallar en Cuba una escala para hallar refugio finalmente en los Estados Unidos.

El capitán Gustav Schröder (Wikipedia)

Como el viaje del St. Louis había suscitado la atención de los medios, incluso antes de su partida, en la Cuba de Federico Laredo Bru estallaron manifestaciones contra el arribo de refugiados judíos de Alemania, la mayor manifestación antisemita de la historia de Cuba, que atrajo, según informes de la época, a una multitud de unos 40 mil.

Con la condición de pagar un bono de $500, Cuba decidió admitir la entrada de los que puedan pagar esa suma. Nadie de forma individual tenía esa cantidad de dinero. Finalmente, se pudo reunir el dinero para que 22 de los refugiados judíos desembarcasen en la Habana.

Después de que a la mayoría de los pasajeros se les negó el desembarco en Cuba, el Capitán Schröder dirigió al St. Louis con los restantes refugiados hacia los Estados Unidos. Cerca a las costas de Florida, algunos refugiados del St. Louis telegrafiaron al presidente Franklin D. Roosevelt pidiendo refugio. Roosevelt nunca respondió, políticos influyentes del Partido Demócrata amenazaron con retirarle su apoyo para las inminentes elecciones del año siguiente.

Franklin Roosevelt construyendo un barco a escala en 1930 (Biblioteca FDR)

El 4 de junio de 1939 (17 de Siván del 5669), Roosevelt rechazó la solicitud del St. Louis. Schröder intentó una medida desesperada que consistía en encallar el barco para permitir que los refugiados ingresen a Estados Unidos. Pero el Secretario de Estado (demócrata) Cordell Hull (Nobel de la paz en 1945) ordenó a la guardia Costera a vigilar al St. Louis e impedirle aproximarse a la costa.

Sin más posibilidades, el capitán Schröder no tuvo más alternativa que virar de retorno a Europa. Las organizaciones judías negociaron con cuatro gobiernos europeos para asegurar visas de entrada para los pasajeros:

  • Gran Bretaña: 288
  • Países Bajos: 181
  • Bélgica: 214
  • Francia fue refugio temporal para 224

532 pasajeros de St. Louis quedaron atrapados cuando Alemania conquistó Europa occidental. Poco más de la mitad, 278 sobrevivieron al Holocausto. 254 murieron, varios de ellos fueron asesinadas en los campos de exterminio de Auschwitz y Sobibór; otros murieron en campos de internamiento, escondiéndose o intentando evadir a los nazis.

El 11 de marzo de 1993, Yad Vashem decidió reconocer al Capitán Gustav Schröder (póstumamente) con el título honorífico de Justo entre las Naciones: “Si el St. Louis hubiera regresado directamente a Alemania, sus pasajeros judíos habrían terminado en campos de concentración nazis. Fue, por lo tanto, principalmente gracias al coraje y la determinación del Capitán Schröder de no abandonar a sus pasajeros judíos a su suerte que muchos de ellos pudieron escapar de la mortal trampa nazi”.

Etiquetado: / /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *