Carreras forzadas de judíos semidesnudos por las calles de Roma

Carreras forzadas de judíos semidesnudos por las calles de Roma

15 de Shvat de 5428 / 28 de enero de 1668 – Las carreras forzadas de judíos semidesnudos por las calles de Roma durante el carnaval (el Palio) – introducidas por primera vez por el Papa Pablo II en 1464 – se cancelaron después de que los judíos de Roma aceptaran pagar un impuesto especial.

El Papa Clemente IX declaró la suspensión de la Carrera de los Judíos, que se celebraba cada año en Roma como parte de las celebraciones de Carnaval que preceden a la Cuaresma.

Los orígenes de esta competición de carreras se remontaban a hacía 200 años, y aunque hay indicios de que al principio los judíos habían participado en ella de buen grado, al igual que otros grupos sociales y profesionales corrían en carreras durante los ocho días de festividades que preceden al carnaval (el martes gordo, el día anterior a la Cuaresma), con el paso de los años el trato que recibían los judíos era cada vez más humillante y sádico.

Aunque el Carnaval se celebraba en Roma desde la época medieval, se organizó y definió bajo el papa Pablo II (que gobernó de 1464 a 1471). Por orden suya, cada día se celebraba una carrera diferente, comenzando el tercer día de Cuaresma, un lunes, con el palio degli ebrei, la competición de los judíos.

En los días siguientes, había carreras de niños, de jóvenes cristianos, de ancianos y, finalmente, en los dos últimos días de Carnaval, de burros y búfalos, respectivamente.

El recorrido de las carreras cambió con los años. En la época de Clemente IX, se hacía correr a los judíos a lo largo de lo que hoy es el Corso, una calle central de la Roma moderna, que comenzaba en la plaza de San Marcos (la actual plaza Venecia) y terminaba en la iglesia de Santa María del Popolo, una distancia de aproximadamente 1,5 kilómetros (1 milla).

El nombre de “palio”, que también se conoce por las históricas carreras de caballos de Siena, hace referencia al trozo de tela, o a la capa real (en Siena, es un estandarte) que se entrega al ganador de la carrera, que era pagado, como todos los demás gastos del Carnaval, por la comunidad judía de Roma. En esa ciudad, el evento también se denominaba “carrera de bípedos”, para distinguirlo de los concursos de animales de cuatro patas.

Resultados a veces fatales

Muchos detalles sobre el palio degli ebrei proceden del historiador del arte romano del siglo XVII Cassiano del Pozzo, a través de su amigo, el jesuita estudioso del hebreo Giovanni Battista Ferrari, y se describen ampliamente en un ensayo de 1992 del historiador del arte David Freedberg.

El sábado anterior al comienzo de las carreras, los representantes de la comunidad judía llevaban los palii “triunfales” a varios funcionarios romanos y eclesiásticos, incluido el Papa. El lunes, cuatro trompeteros llegaban a la sinagoga para convocar a los judíos a la competición.

La carrera de los judíos solía tener ocho concursantes, o a veces doce, según Cassiano. Debían correr desnudos por las calles, cubiertos únicamente por un taparrabos. En la frente llevaban pintadas las letras SPQR, la abreviatura del Senatus Populusque Romanus en latín, el nombre oficial del gobierno de la ciudad, tanto antiguo como moderno.

Como el Carnaval es en febrero, hacía frío, a menudo estaba mojado y frecuentemente embarrado. Para hacer la carrera más ardua para los corredores -y más entretenida para el público- los concursantes debían a menudo atiborrarse antes de salir, con el resultado de que a veces vomitaban, o incluso se desplomaban, durante la carrera. También se permitía a los espectadores arrojar naranjas podridas y barro a los corredores.

Aunque no todos terminaban la carrera -hubo incluso casos de corredores que se desplomaron y murieron-, siempre había un ganador, que, según Cassiano, “volvía con sus compañeros al maloliente teatro de los circuncisos”. Así, observaba irónicamente, “el triunfador de hoy se convierte en el vendedor de cerillas y en el vendedor ambulante de mañana al otro lado del Tíber”.

El Papa Clemente escribió que basó su decisión de suspender la carrera en “la poca conveniencia que supone ver correr a estos judíos”. Al mismo tiempo, se exigió a la comunidad judía que pagara 300 escudos más (la moneda de los Estados Pontificios) para los gastos del Carnaval. Sólo en 1846, tras repetidos llamamientos de los judíos de Roma, el Papa Pío IX accedió a cancelar este arduo impuesto sobre su comunidad.

2 comentarios sobre “Carreras forzadas de judíos semidesnudos por las calles de Roma”

  1. NO EXISTE NADA SORPRENDENTE EN ESTAS ATROCIDADES, BASTA RECORDAR QUE EN LA ANTIGUEDAD, LA IGLESIA GOBERNABA CON EL ESTADO Y POSEÍAN UN ENORME PODER E INJERENCIA EN LOS GOBIERNOS, A PARTIR DE LOS GOBERNANTES, CUYAS VIDAS PRIVADAS Y “SECRETOS DE ESTADO”, SE BASABAN EN SOBORNOS, CHANTAJES,, PASABAN TODOS POR LA IGLESIA, A TRAVÉS DE LOS OBISPOS, ASÍ, DE ESTA FORMA LLEGABAN LOS PAPAS AL “TRONO PONTIFICIO”, -CON HIJO(A)S INCLUÍDO(A)S, COMPARTIENDO LAS FAMOSAS “BACANALES”, PROSTITUCIÓN, OPRESIONES, INSTAURADAS Y NORMALIZADAS EN AQUELLA SOCIEDAD, CON TOTALES Y ABIERTAS “LICENCIAS”, PERMISIBILIDAD QUE ABARCABAN TODA CLASE DE CORRUPCIÓN EN LA LÍNEA DE “PODERES COMPARTIDOS. ¿LE SORPRENDE? ¿QUIÉN ERA “EL CESAR” EN ROMA, RECUERDA?, “EL DIVINO CESAR” PUES, NI MÁS NI MENOS QUE “DIOS”.LA PERFECTA Y COMPLETA COLUSIÓN IGLESIA Y ESTADO, COMO LO MÁS RECONOCIDO: “LOS REYES CATÓLICOS”, DOÑA ISABEL “LA CATÓLICA”, MÁS QUE LOS REYES DE CASTILLA Y ARAGÓN, UN HECHO DE LA CAUSA; HASTA QUE YA EN LA MODERNIDAD, LA IGLESIA FUE SEPARADA DEL ESTADO, EN 2 PODERES DISTINTOS E INDEPENDIENTES. CLARO ESTÁ QUE LAS CONDUCTAS Y LAS FORMAS DE PROCEDER, JAMÁS CAMBIARON. LO QUE OTRORA COMPARTÍAN, HOY SE HACE IGUAL, PERO CADA UNO POR SEPARADO, CADA CUAL, A SACOS APARTE. LA IGLESIA SIGUE SIENDO 1 ESTADO “RELIGIOSO” CON MUCHO PODER,(RELIGIERE) PERO POLÍTICO, LO “JUNTO PERO NO REVUELTO”: EL BATICANO, QUE CABE DESTACAR, TUVO UN ROL MUY PREPONDERANTE DURANTE LA II GUERRA MUNDIAL A PARTIR DE LOS HECHOS CONOCIDOS, ACONTECIDOS EN EL NAZISMO, CON EL HOLOCAUSTO, QUE YA PRECEDÍA AL ANTECEDENTE HISTÓRICO (1492), LA “INQUISICIÓN”, TODAS FORMAS DE EJERCICIO DE UN PODER DESALMADO, INHUMANO, DENIGRANTE, RACISTA, XENÓFOBO, LOS HECHOS, MUCHOS EN SU ÉPOCAS, BAJO 1 SOLA “INSTITUCIÓN ABSOLUTAMENTE VIGENTE: ANTE LA CUAL MUCHOS SUCUMBEN: “EL PODER”. SOLO 1 DETALLE IMPORTANTE, EDUARDO: 1 COSA ES EL CATOLICISMO Y OTRA “LOS CATÓLICOS”, COMO EL JUDAÍSMO Y “LOS JUDÍOS”, EL ISLAM Y “LOS MUSULMANES TODO ORDENAMIENTO, A PARTIR DE LOS 10 MANDAMIENTOS COMO LO MÁS RECONOCIDO – MAS NO LO PRIMERO NI ÚLTIMO- ORDENADO Y DIRECTO, LAS RELIGIONES PRETENDEN ENTREGAR PAUTAS, DISCIPLINAS, ENSEÑANZAS PARA TENER 1 ACTUAR JUSTO, CORRECTO CON EL ENTORNO, LA NATURALEZA, ENTRE LAS PERSONAS Y SI 1 PERSONA ACTÚA MAL, NADA TIENE QUE VER SU RELIGIÓN, PUES LO QUE HACEMOS Y DECIMOS CABE DENTRO DEL “LIBRE ALBEDRÍO” Y CADA UNO DEBEMOS HACERNOS RESPONSABLES DE ELLO. TAL VEZ COMO JUDÍA NO CONCUERDE CON EL ACTUAR DE OTRO JUDÍO, MAS, “NO TENGO POR QUÉ, NI DEBO, SENTIRME AVERGONZADA DE SER JUDÍA, ES MÁS, “NUESTRO DEBER” COMO JUDÍOS, ES ADVERTIR HASTA 3 VECES A MI HERMANO, QUE ESTÁ ACTUANDO MAL, PARA QUE RECAPACITE, SI NO HACE CASO, YA ES SU CULPA Y YA NO TENGO “RESPONSABILIDAD” POR SUS ACTOS, ES LA SUYA Y LLEGADO EL MOMENTO -PORQUE LLEGA. TENDRÁ QUE ASUMIR LAS CONSECUENCIAS SOBRE SÍ. LA HISTORIA SE ACUMULA, NO PASA, PERO HAY QUE APRENDER Y NO VOLVER A COMETER LOS MISMOS ERRORES, SERÍA “SOBERBIA”. SHALÓM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *