Ana Frank escribe por primera vez en su diario

Ana Frank escribe por primera vez en su diario

El 27 de Siván del 5702 (12 de junio de 1942) Ana Frank se sentó y escribió su primera anotación en el diario que le habían regalado esa mañana por su decimotercer cumpleaños: “Espero poder confiarte todo, como nunca he podido confiar en nadie, y espero que seas una gran fuente de consuelo y apoyo”.

Ana Frank escribió sobre su fiesta de cumpleaños el domingo y continúa describiendo a sus compañeros. Para ella “el papel es más paciente que la gente”. Tiene una familia cariñosa y mucha gente a la que podría llamar amigos o admiradores, pero no puede confiar en ninguno de ellos.

A continuación, Ana ofrece un breve resumen de su infancia. Nació en Frankfurt, Alemania, en 1929. Su familia se mudó a Holanda en 1933 y su padre encontró un trabajo en una compañía química holandesa. Ana Frank fue a una guardería Montessori y luego al Liceo Judío.

Ana Frank dice que la vida de su familia es un tanto angustiosa, especialmente porque tienen parientes que aún viven en Alemania. Sus dos tíos huyeron a Norteamérica, y su abuela se fue a Holanda a vivir con la familia.

Después de 1940, los nazis ocuparon Holanda e instituyeron leyes restrictivas que obligaban a los judíos a llevar estrellas amarillas para identificarse. Los alemanes obligaron a los judíos a entregar sus bicicletas y comprar sólo durante ciertas horas. También se restringió a los judíos el uso de tranvías, salir de noche, visitar hogares cristianos y asistir a la mayoría de las escuelas. La abuela de Ana murió en 1942, en medio de este difícil momento.

Ana observa que hace calor y se da cuenta del lujo que supone viajar en tranvía, ya que los judíos ahora tienen prohibido usarlos. El barquero les deja subir al ferry, y Ana Frankdice que no es culpa de los holandeses que los judíos sean perseguidos.

Ana Frank, abrigando esperanzas, pensó que cuando la guerra terminara y pudiera salir de su escondite, le gustaría ser periodista.

“Finalmente me di cuenta de que debo hacer mis deberes escolares para no ser ignorante, para progresar en la vida, para convertirme en periodista, ¡porque eso es lo que quiero! Sé que puedo escribir…, pero queda por ver si realmente tengo talento…”.

“Y si no tengo el talento de escribir libros o artículos de periódico, siempre puedo escribir para mí misma. Pero quiero lograr más que eso. No puedo imaginarme viviendo como mamá, la señora Van Daan y todas las mujeres que hacen su trabajo y luego son olvidadas. ¡Necesito tener algo más que un esposo e hijos a los que dedicarme!”.

“Quiero ser útil o llevar el placer a todas las personas, incluso a los que nunca he conocido. ¡Quiero seguir viviendo incluso después de mi muerte! ¡Y por eso estoy tan agradecida a Dios por haberme dado este regalo, que puedo usar para desarrollarme y expresar todo lo que hay dentro de mí!”.

“Cuando escribo, puedo deshacerme de todas mis preocupaciones. ¡Mi dolor desaparece, mi espíritu se reaviva! Pero, y esa es una gran pregunta, ¿seré capaz de escribir algo grande, me convertiré en una periodista o una escritora?”.

Ana Frank escribió hasta el 1 de agosto de 1944, sólo tres días antes de que los nazis descubrieran el anexo donde se escondía con su familia y sus compañeros, y fueran llevados a los campos de concentración.

Ana Frank murió en el campo de concentración de Bergen-Belsen en 1945.

Etiquetado: /

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *