Los judíos de Colmar fueron expulsados

11 de Shvat de 5270 / 1 de febrero de 1510- Los judíos de Colmar, en el norte de Francia fueron expulsados. Desde finales de 1476, la comunidad sufrió mucho a manos de los confederados suizos, que, en su camino hacia Francia, saquearon a los judíos y cometieron muchos actos de violencia. En 1478 sólo se toleraban dos familias judías. En diciembre de 1507, el consejo solicitó al emperador Maximiliano I permiso para desterrar a los judíos de Colmar, petición que fue concedida tres años después, en 1510.

Colmar, capital del departamento de Haut-Rhin, en el este de Francia, en Alemania hasta 1681. Los judíos se establecieron probablemente en Colmar hacia mediados del siglo XIII; se menciona que vivían allí en un documento de 1278. En 1279, la sinagoga fue destruida por un incendio, pero no se sabe si fue por un ataque incendiario o por accidente.

La comunidad de Colmar se convirtió en el refugio de los judíos de Rouffach en 1293, y de Mutzig y otras localidades en 1330 y 1337-38 durante las persecuciones de Armleder. La primera comunidad poseía una sinagoga, una mikve y un cementerio. El barrio judío estaba situado entre la muralla occidental, la actual rue Chauf-four, y la rue Berthe Molly (antigua rue des Juifs).

Anillo de bodas judío. Filigranas y oro labrado y esmaltado, principios del siglo XIV, encontrados en Colmar (Alsacia, Francia) en 1863

En 1348, en la época de las persecuciones de la Peste Negra, todos los judíos de Colmar fueron condenados a muerte y a principios de 1349 fueron quemados en la hoguera, en el lugar que todavía se llama “Judenloch”. A partir de 1385, los judíos fueron admitidos de nuevo en Colmar, y los funcionarios de la ciudad les permitieron establecer un cementerio. Se dice que la comunidad incluía al menos 29 adultos (o posiblemente cabezas de familia) en 1392. Sin embargo, su número disminuyó a partir de la segunda mitad del siglo XV, hasta que en 1468 se dice que sólo había dos familias.

En 1510, el emperador autorizó a la ciudad a expulsar a los judíos que quedaban, aunque la expulsión no se llevó a cabo hasta 1512. Sin embargo, los judíos de Colmar que se habían instalado en las localidades de los alrededores continuaron sus relaciones comerciales con los burgueses de la ciudad. A partir de 1530 se les prohíbe prestar a los burgueses, salvo con garantías mobiliarias. En 1534 perdieron el derecho a comerciar dentro de Colmar, y en 1541 se les prohibió entrar en sus límites incluso cuando se celebraban mercados y ferias.

A raíz de esta decisión, Joseph (Joselmann) b. Gershon de Rosheim interpuso una demanda contra la ciudad que se prolongó durante varios años, cuyo resultado se desconoce. Sin embargo, los judíos de Alsacia mantuvieron relaciones comerciales con los burgueses de Colmar durante todo el siglo XVI, como lo demuestran los numerosos procesos judiciales registrados en esa época (Archives Communales de Colmar, esp. pp. 33 y 39 ss.).

En 1547, unos sesenta marranos de los Países Bajos fueron detenidos en Colmar. Sólo fueron liberados tras jurar que su destino era un país cristiano y no Turquía.

La actitud de los burgueses hacia los judíos no cambió, incluso después de que Colmar se anexionara formalmente a Francia en 1681. A partir del siglo XVIII, se autorizó a algunos judíos a vivir en casas de comidas y posadas de la ciudad con el fin de preparar la comida ritual para los judíos que visitaban Colmar para comerciar.

Ya en 1754, el judío Mirtzel Lévi, de la ciudad vecina de Wittelsheim, fue martirizado tras un juicio inicuo.

Tras el estallido de la Revolución Francesa en 1789, se permitió de nuevo a los judíos establecerse en Colmar. En 1808 se convirtió en la sede de un Consistorio, con 25 comunidades dependientes. En 1823 Colmar se convirtió también en la sede del rabinato principal de Alsacia (Haut-Rhin). En 1929, la población judía ascendía a unos 1.200 habitantes.

Holocausto y posguerra

Los judíos de Colmar compartieron el destino de los demás judíos de Alsacia y Mosela en la Segunda Guerra Mundial. Fueron expulsados de sus hogares y su sinagoga, construida en 1843, fue completamente saqueada. Después de la guerra, los supervivientes reconstruyeron la comunidad judía, restauraron la sinagoga y crearon nuevas instituciones, incluido un centro comunitario. En 1969 había más de 1.000 judíos en Colmar.

________________________________________

BIBLIOGRAFÍA

Fuente: Jewish Virtual Library

Lévy, en: Communauté israélite de Colmar, La Maison de la Communauté (1961); Mossmann, en: Revue de l’Est (1866), 105ss, 238ss; Loeb, en: Annuaire de la Société des Etudes Juives, 1 (1881), 123 ss; Krakauer, en: REJ, 19 (1889), 282 ss; Ginsburger, ibíd., 83 (1927), 52-58; Z. Szajkowski, Franco-Judaica (1962), índice; Germ Jud, 2 (1968), 415-20.

Etiquetado: /